Visítanos en Granollers o Barcelona 938 611 828

Técnicas

Técnicas

Vitrificación de óvulos

La vitrificación es una técnica de congelación ultrarrápida en la que se evita la formación de cristales de hielo que podrían dañar los ovocitos. Gracias a ella los ovocitos se pueden criopreservar con una alta tasa de supervivencia.

Conservar el potencial de los ovocitos

La vitrificación permite conservar los ovocitos por periodos ilimitados de tiempo. Tras su desvitrificación, los ovocitos tendrán un potencial y tasa de fecundación similar al del momento en que fueron vitrificados.

Fases de la vitrificación de óvulos

Fase 1

Estimulamos los ovarios mediante la administración de hormonas con el fin de obtener un número de óvulos superior al que se obtendría en un ciclo natural y así aumentar las probabilidades de éxito. Controlamos el ciclo mediante ecografías para conocer el número y el tamaño de los folículos en crecimiento, ajustar la medicación según la respuesta ovárica y programar la punción folicular.

Fase 2

Mediante una punción folicular realizada en el quirófano y bajo sedación, extraemos los ovocitos del ovario. En el laboratorio se seleccionan los ovocitos maduros y estos se criopreservarán mediante la técnica de vitrificación.

Fase 3

Para la vitrificación, los ovocitos se bañan en unas soluciones que contienen crioprotectores a concentraciones crecientes. Esto hace que los ovocitos eliminen el agua de su interior y se evite así la formación de cristales de hielo que dañarían sus membranas. Los ovocitos se colocan en pajuelas y se sumergen en nitrógeno líquido a menos 196º. El proceso dura pocos minutos.

Fase 4

Los ovocitos se trasladan y mantienen congelados en un tanque de nitrógeno líquido durante un tiempo indefinido. En caso de necesitar utilizarlos en algún momento para realizar un tratamiento, se descongelarán en un proceso inverso a la vitrificación.

Fase 1

Estimulamos los ovarios mediante la administración de hormonas con el fin de obtener un número de óvulos superior al que se obtendría en un ciclo natural y así aumentar las probabilidades de éxito. Controlamos el ciclo mediante ecografías para conocer el número y el tamaño de los folículos en crecimiento, ajustar la medicación según la respuesta ovárica y programar la punción folicular.

Fase 2

Mediante una punción folicular realizada en el quirófano y bajo sedación, extraemos los ovocitos del ovario. En el laboratorio se seleccionan los ovocitos maduros y estos se criopreservarán mediante la técnica de vitrificación.

Fase 3

Para la vitrificación, los ovocitos se bañan en unas soluciones que contienen crioprotectores a concentraciones crecientes. Esto hace que los ovocitos eliminen el agua de su interior y se evite así la formación de cristales de hielo que dañarían sus membranas. Los ovocitos se colocan en pajuelas y se sumergen en nitrógeno líquido a menos 196º. El proceso dura pocos minutos.

Fase 4

Los ovocitos se trasladan y mantienen congelados en un tanque de nitrógeno líquido durante un tiempo indefinido. En caso de necesitar utilizarlos en algún momento para realizar un tratamiento, se descongelarán en un proceso inverso a la vitrificación.

¿Cuál es el mejor tratamiento para mi?

Si todavía no sabes qué tratamiento se adapta más a ti,
te animamos a hacer nuestro prediagnóstico online.

Prediagnóstico

En FecunMed seguimos a tu lado.

Cumple tu deseo de ser madre